Zuzana Licko

Zuzana Licko es mucho más que tipógrafa; forma parte de una transición entre lo analógico y lo digital en el diseño gráfico, además de transgredir con valentía las rígidas normas tipográficas existentes hasta los 80.

Publicado el 2017/05/29
Zuzana Licko

En la historia del diseño gráfico se asocia a Zuzana Licko al diseño y realización de tipografías; pero para mí ella es otra cosa, representa una época muy especial del diseño del siglo XX. Zuzana y Emigre van juntas, y todo lo que aquella publicación supuso y supone en esa historia del diseño gráfico. Una historia que entre la década de los 80’s y la de los 90´s donde la gráfica vive una etapa fascinante, un desarrollo y una aportación espectacular, y donde esta diseñadora se encuadra junto a un conjunto de profesionales gráficos que conforman una generación digna de estudio y elogio tanto para profesionales con experiencia como para los jóvenes estudiantes de esta segunda década del siglo XXI. La sociedad no se da cuenta de esta gran aportación, pero hay que decirles a toda esa masa ajena a esta profesión que muchas de las cosas percibidas a su alrededor empezaron a cambiar.

Los 80 y la reconversión analógico-digital

Estamos hablando de una época en la que se produce la eclosión informática y que afecta de manera intensa a la industria gráfica. Toda una reconversión industrial que tuvo sus cosas buenas y malas como toda reconversión. A esta generación le supuso la oportunidad de aportar algo a ese cambio. No olvidemos que dicho cambio afectó tanto a la producción como a la propia creación; una ruptura… un antes y un después que para muchos de ellos, jóvenes en aquella época, fue todo un soplo de aire fresco.

En esos días de las primeras computadoras, gracias a su padre biomecánico de profesión, Zuzana tiene acceso a ellas, con lo cual comienza una relación temprana con los ordenadores, algo fuera de lo normal en esos años. Y también comienza pronto una relación cercana entre computadora y tipografía. Ella, al igual que otros de su época, quedaron fascinados con la letra bitmap de baja resolución, viendo sus limitaciones más que como un muro como un desafío, y transformando ese defecto en un original estilo. De hecho su interés por la tipografía comienza con la necesidad de fuentes únicas y más efectivas que las disponibles para la pantalla de computadora Macintosh y la impresora matricial. Las computadoras pronto abrieron la posibilidad al diseño y producción tipográfica, y en ese contexto, Zuzana Licko contribuyó enormemente a esa transición entre una manera tradicional de crear y producir tipos y la nueva realización digital; y con esta el nacimiento de fundiciones tipográficas independientes.

Aunque entró como estudiante de arquitectura en la Universidad California en Berkeley, pronto cambió a la especialidad de diseño gráfico donde empieza a interesarse por la tipografía y va naciendo una fascinación por la experimentación entre tipografía e ilustración. En el último año de estudios, escogió una asignatura de gráficos por ordenador que formaba parte del plan de estudios de arquitectura, y en el año de graduación salía al mercado el Macintosh. Ella, y el que sería su marido Rudy VanderLans compraron uno con un descuento de estudiantes.

Estamos en el año 1984 y Rudy tras sus primeras frustraciones en el diario “San Francisco Chronicle” intenta buscar otras salidas creativas. Se lanza entonces este mismo año a editar‭, ‬diseñar y publicar la revista “Emigre” junto a otros dos diseñadores holandeses. Una revista pensada originalmente como un periódico cultural para exhibir artistas, fotógrafos, poetas y arquitectos. Dado que no había presupuesto para la composición tipográfica, el texto era principalmente de tipo máquina de escribir redimensionado en una fotocopiadora.‬‬‬‬

Abandonando definitivamente el plomo. Hacia las fuentes digitales.

Licko comienza a crear fuentes para la revista. Las primeras fuentes que diseñó fueron creadas a partir de módulos cuadrados‭ (‬píxeles‭), ‬para ser adaptadas a las impresoras de baja resolución. ‭Estas ‬fuentes serían: “Emigre”‭, ‬”Emperor” y “Oakland” y fueron utilizadas en el número 2 de la publicación, y ya ‬el número 3 supone un punto de inflexión para sus experimentos tipográficos y para la revista, ya que se escribe completamente usando aquellas primeras fuentes de baja resolución. Algunos diseñadores empezaron a interesarse por dichos tipos de letra nunca vistos y su disponibilidad. Este fue el comienzo de Emigre Fonts. Si bien estas primeras fuentes‭ bitmap ‬representaron una alternativa a‭ ‬la tipografía del sistema operativo del Macintosh‭, ‬no tuvieron gran repercusión. ‬Tendría que pasar tiempo para que esta‭ "‬estética bitmap‭" ‬cobrara relevancia y casi 20‭ ‬años después ‬las tipografías "‬bitmap‭" ‬o‭ "‬pixel fonts‭" ‬constituyeran una verdadera categoría de peso en la industria tipográfica.‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬

Los primeros números hablaban del concepto émigré (termino francés que se le daba a la gente que emigró de otro país), tratando temas como las fronteras, la cultura internacional, la alienación. Sin embargo, la música y la tipografía fueron los temas con los que la revista se terminó definiendo.

Su estética empezó a llamar la atención de muchos diseñadores, nunca antes se había visto aquello, esa atención se convirtió en motivación e inspiración para ellos, empezó a crear escuela. Había nacido un nuevo enfoque para el diseño gráfico y el tratamiento tipográfico. En el número 9 dedicado al arte de Vaughan Oliver en el sello discográfico 4AD, la revista exploró el diseño en sí mismo, dedicando temas a Cranbrook, Macintosh, diseño de tipos y diseñadores gráficos individuales.

En 1986 creó Citizen, que se aproximaba a la impresión bitmap más suave de las nuevas impresoras láser. Ya entrados en los 90 desarrolla base 9 y base 12 que fueron utilizadas para el sitio web de Emigre en 1995. A medida que Emigre iba publicando más teoría del diseño, Licko desarrolló más fuentes "clásicas"; Sus diseños “Señora Eaves” y “Filosofia” se basaron respectivamente en “Baskerville” y “Bodoni”. Señora Eaves le brindó la oportunidad de diseñar interesantes ligaduras que ayudan a crear interés visual y con reminiscencias de la letra escrita a mano.

Una época para los transgresores gráficos

Cuando pienso en Licko y en Emigre, pienso es una cierta transgresión para las normas tipográficas más clásicas, pienso en fusión de color y tipografía, en desconstrucciones, en letras sobre dimensionadas; textos fragmentados donde la letra es forma más que texto con sentido, donde el significado lo aporta la propia plasticidad.

-

Vuelvo a insistir que lo que más me atrae de Zuzana Licko es su expresividad artística a través de la tipografía; como transformó un sistema de rígido de normas, relegado a un selecto e histórico grupo de eruditos del conocimiento tipográfico a una aportación de libertad expresiva que supuso una brecha entre la aquella tradición y lo que comenzaría a ser la edad de oro del diseño gráfico. Todo ello dentro de un marco tecnológico bien aprovechado por ella, al igual que muchos siglos antes sucedió con la imprenta de Guttemberg.

Zuzana Licko no era estado unidense, era mujer y recién salida de la universidad… Ella junto a su marido y la revista “Emigre” se enfrentaron a la tradición

Publicado el 2017/05/09
_
_

Etiquetas: Zuzana Licko, diseñadores, años 80, diseño gráfico Info y redes sociales
Artículos que recomiendo: